Saltar al contenido
Contaminación

Combustibles fósiles: la solución pasa por las energías renovables

Combustibles fósiles

Los combustibles fósiles son recursos de energía no renovables en la medida que precisan millones de años para su formación de modo natural. Dado su alto poder calorífico, constituyen fuentes útiles para la generación de energía térmica, siendo un recurso de lo más utilizado en la Revolución Industrial durante el siglo XIX.

Aunque siguen considerándose fundamentales para la economía a nivel mundial, su combustión es una de las fuentes principales de contaminación atmosférica y del calentamiento global, suponiendo un problema importante de sostenibilidad del planeta.

Consecuencias de la contaminación por combustibles fósiles: impacto ambiental

A pesar de que en  la actualidad la mayoría de las personas somos conscientes de que muchos recursos de los proporcionados por la naturaleza son limitados, el problema real lo constituye el reiterado uso de los combustibles que estamos analizando, que es perjudicial y fuente de no pocos conflictos.

Las principales consecuencias del uso de combustibles fósiles son:

Su propio agotamiento.  Sirva como ejemplo el significativo dato de que el ser humano consume en un año lo que la naturaleza tarda un millón de años en producir. Las reservas de estos combustibles no son ilimitadas. Así, al ritmo frenético al que consumimos petróleo, sus reservas se habrán agotado dentro de unos 100 años.

Efecto invernadero. Este efecto se define como la capacidad con la que cuenta la atmósfera para retener el calor. En el caso de que no se diera este fenómeno la temperatura media de la Tierra rondaría los -18ºC. La quema de estos combustibles provoca una emisión mayor de CO2, que se traduce en el temido calentamiento global que es causa del tristemente conocido cambio climático.

Lluvia ácida. Los fósiles son unos combustibles que liberan gran cantidad de óxidos de azufre y nitrógeno que reaccionan con gases atmosféricos, precipitando en forma de ácidos, sulfúrico y nítrico, que incrementan la acidificación del agua en líneas generales. Esta precipitación ácida causa importantes daños a la vegetación, acelera la contaminación terrestre y del agua y corroe edificios, vehículos y estructuras metálicas.

Desequilibrios a nivel social. Si las diferencias entre los países ricos y pobres son ya de por sí evidentes, a ello hay que sumar el dato de que la cuarta parte de la población del mundo consume el 75% del total de la energía primaria mundial, producida por los combustibles tradicionales.

Tensiones sociales y guerras. Los principales yacimientos de  combustibles no renovables se concentran en zonas muy determinadas del planeta. El control y explotación de sus yacimientos causa conflictos y tensiones sociales, llegando a desembocar en ocasiones en guerras por el control de unos recursos energéticos que constituyen el sustento de muchos países.

Ante tan desolador panorama, cabe la pregunta de ¿cuál es la alternativa a los fósiles?

Una contaminación que llega a los océanos por el aire

Los contaminantes que proceden de la utilización de combustibles tradicionales, vertidos de petróleo e incendios alcanzan los océanos a través de la atmósfera, según estudios recientes.

La importancia de conocer la dinámica de estos contaminantes resulta fundamental para entender tanto sus efectos en los ecosistemas de los océanos como en el ciclo del carbono global.

Los hidrocarburos aromáticos policlínicos (PAHs por sus siglas en inglés) son contaminantes procedentes de la utilización de los fósiles, vertidos de petróleo, incendios y otras fuentes antropogénicas y naturales, siendo transportados a través de la atmósfera hasta el océano abierto.

Fuentes científicas señalan que del carbono depositado en el océano a escala global, el que corresponde a compuestos aromáticos supone el equivalente al 15% de lo que entra por deposición de dióxido de carbono.

Combustibles fósiles

La solución está en las energías alternativas

Las energías renovables aprovechan las fuentes de energía naturales y no fósiles. Por otra parte, el uso de las energías alternativas es una forma ideal de encarar el futuro.

Estas energías proporcionan gran cantidad de ventajas al medioambiente, cuidando el porvenir de nuestro entorno y el legado de las siguientes generaciones. Entre ellas se encuentran:

  • Su carácter renovable. Los recursos de las energías alternativas son ilimitados y, por tanto, no se agotan. Dos ejemplos son la energía solar y la eólica, partiendo de la base de que vamos a poder contar para siempre con Sol y viento
  • La generación de energía local. Generar estas energías en casa es una posibilidad que supone un gran beneficio, habida cuenta que es posible instalar un sistema solar o eólico en la misma, con la independencia de la correspondiente red eléctrica que esta acción conlleva
  • La disminución de conflictos. Los conflictos sociales y bélicos a los que hemos aludido anteriormente desaparecerían
  • El beneficio para el medio ambiente. La limpieza de las energías alternativas logra que no se emitan gases al medio ambiente
  • El logro de un futuro más limpio. Al no dañar al medio ambiente, suponen una posibilidad de recuperación para el planeta de los muchos daños que le hemos causado

Otros elementos contaminantes que puedes consultar en la web:

Combustibles fósiles, vídeos de los tipos que hay

Fuentes y Referencias

DMCA.com Protection Status

Combustibles fósiles: la solución pasa por las energías renovables
4 (80%) 7 votes