Saltar al contenido
Contaminación

Contaminación electromagnética: Causas, efectos, cómo evitarla y más

Contaminación electromagnética

Esta contaminación pasa bastante inadvertida para el público en general. Ello no es óbice para que  la contaminación electromagnética o electrosmog se haya instalado en nuestras poblaciones, produciendo el que se ha dado a conocer como “impacto ambiental invisible”.

Aunque no seamos conscientes de ello, en nuestra vida diaria estamos rodeados allá donde vayamos de unas radiaciones electromagnéticas de alta y baja frecuencia que, pese a que no se haya demostrado a nivel científico, es más que probable que esté repercutiendo negativamente en la salud de las personas.

Qué es la contaminación electromagnética

El concepto de  electrosmog estaría referido a la polución que deriva del uso de elementos electromagnéticos o que se generan por fenómenos de tal naturaleza. Dicho de otra manera, esta contaminación se debe a la excesiva presencia de radiación de cualquier espectro electromagnético.

Se produce cuando un organismo vivo pasa un período largo de tiempo en contacto, de modo directo o indirecto, con cualquier  fuente de radiación que tenga la capacidad de producir un campo electromagnético.

Lo cierto es que se trata de un término controvertido hasta el punto de que no existe consenso acerca de su misma existencia. A pesar de ello, se ponen de manifiesto diversas teorías que afirman que tales campos electromagnéticos afectarían tanto al bienestar como a la reproducción de los seres vivos.

Al fin y al cabo, tales teorías no deben resultar descabelladas si se tiene en cuenta que los campos electromagnéticos logran producir desequilibrios en los seres vivos. Sin ir más lejos, tanto la electricidad como el magnetismo son susceptibles de afectarles y es más, existe en nuestro propio cuerpo.

Sin embargo, es un tipo de polución que en la actualidad sigue siendo objeto de estudio, pues tenemos conocimiento de ella desde hace relativamente poco tiempo.

Contaminación electromagnética

¿Se trata de un peligro inminente?

Acciones cotidianas como las de conectarnos a Internet, enviar un SMS, descolgar una llamada de teléfono o comprobar el estado de una de nuestras redes sociales preferidas suponen poner en marcha un sinfín de campos electromagnéticos a nuestro alrededor. Cualquier materia, entre las que se encuentra el cuerpo humano, absorbe dicha radiación.

El auge de las comunicaciones inalámbricas propicia la intensa exposición de las personas a la contaminación que nos ocupa.

En esta línea, el nacimiento de la telefonía allá por la década de los 80 del siglo pasado, dio lugar al nacimiento de diversos Organismos con el objetivo de investigar los posibles efectos en la salud. Al no conseguir unos resultados tan positivos como se hubiera querido, se tomaron una serie de precauciones en orden a establecer unos niveles máximos de exposición electromagnética.

No obstante, el descontrol a nivel de mercado, el disparo del consumo y el deseo de enriquecimiento por parte de las empresas han provocado la superación y la paralización de la revisión de los mencionados límites. Organismos Internacionales y empresas han mostrado su interés en no poner obstáculo alguno a la consolidación de la telefonía inalámbrica y móvil.

Causas del electrosmog

Existen distintas fuentes de contaminación electromagnética, todas ellas capaces de generar el tipo de polución que nos ocupa. La mayoría de tales fuentes proceden de la actividad humana y se asocian al nivel de avance tecnológico de una determinada sociedad, lo que la convierte en una contaminación relativamente moderna.

Aunque todavía no se tiene conocimiento de la totalidad de las causas de la polución electromagnética, podemos afirmar que algunas de sus causas son:

  • Antenas de telefonía
  • Conexiones Wifi
  • Subestaciones eléctricas
  • Líneas de alta tensión
  • Centros de transformación
  • Conexiones de WLAN
  • Radares
  • Conexiones de Bluetooh

Causas del electrosmog

Efectos y consecuencias de la polución por radiación electromagnética

Los efectos producidos por el electrosmog en personas no están totalmente definidos. Con esta premisa, vamos a apuntar las posibles consecuencias de la radiación electromagnética  en la salud humana:

  • Es posible que provoque problemas neurológicos, algunos de los cuales serían temblores, astenia, irritabilidad, migraña y otros
  • Es posible que provoque problemas reproductivos, pues es capaz de modificar los ciclos menstruales de la mujer, lo que puede conllevar problemas de fertilidad o complicaciones durante la gestación. También puede que disminuya la libido sexual
  • Es posible que provoque problemas hormonales. La radiación puede producir cambios relativos a la producción de hormonas sexuales. Aparte, los seres vivos cuentan con la capacidad de adaptar sus ciclos biológicos al momento del día. Sobre la contaminación biológica puedes ver toda la información aquí
  • Es posible que provoque alteraciones cardiovasculares. Se tiene la creencia de que este tipo de contaminación puede variar la tensión arterial o la frecuencia cardíaca así como producir cambios en la circulación periférica
  • Es posible que se encuentre entre los factores predisponentes al desarrollo de tumores cancerígenos. Ello estaría motivado porque la radiación es un factor que afecta al ADN de las células y, por ende, la exposición a altas radiaciones quizás afecte al desarrollo de tales tumores
  • Es posible que provoque problemas dermatológicos, como alergias cutáneas o dermatitis
  • Es posible que provoque problemas en el sistema inmune que predispongan al desarrollo de enfermedades tumorales o infecciosas
  • Es posible que provoquen fuertes dolores de cabeza, migrañas o cefaleas

Cómo reducir el electrosmog

Son muchas las formas a través de las cuales es posible reducir, si no evitar, la contaminación por radiaciones electromagnéticas. Entre las principales sobresalen:

Observar la existencia de antenas de telecomunicaciones y en especial de antenas de telefonía móvil, tendido eléctrico, líneas de alta tensión o transformadores urbanos en las cercanías de los lugares de trabajo o domicilio.

Evitar, en la medida de lo posible, el uso de teléfonos móviles. En la era de la tecnología, tal exigencia no es fácil de cumplir. Ahora bien, lo que sí está en nuestra mano es usarlos cuando sea estrictamente necesario. Respecto a los menores de 14 años, no deben tener acceso a estos dispositivos.

Mantener el smartphone alejado de la cabeza y el cuerpo es una práctica manera de evitar sus posibles nocivos efectos. Si no se necesita, se debe desactivar el Bluetooth.

Comprobar que la instalación eléctrica no emite más radiaciones de las necesarias, así como que el correcto funcionamiento de las tomas de tierra.

Evitar los lugares cerrados con aire acondicionado, los materiales artificiales y las ventanas impracticables.

Evitar la colocación de electrodomésticos del tipo de lavadoras, hornos, calderas, microondas, vitrocerámicas o cocinas de  inducción contiguos a los dormitorios. Aunque pudiera parecer lo contrario, las paredes permiten el paso de las radiaciones emitidas por estos aparatos, hasta cuando están apagados.

Evitar el uso de ciertos materiales como granitos o basaltos, determinadas cerámicas y hormigones y algunos tipos de gres, por ser posibles fuentes de gas radón. En el caso de que el inmueble cuente con estos materiales, lo mejor será ventilar cuanto se pueda.

Evitar la localización de la casa u oficina en áreas con niveles sonoros elevados.

Evitar la colocación de aparatos eléctricos como pueden ser radio-despertadores, teléfonos inalámbricos o móviles que se estén cargando en la mesilla de noche. Tampoco son recomendables los colchones de muelles ni las camas articuladas.

Evitar elevados niveles de electricidad estática causados por materiales sintéticos en tejidos, moquetas, mobiliario o encimeras de cocina. En su lugar, es aconsejable colocar humidificadores, utilizar calzado con suelas conductoras y usar materiales naturales.

Tener en cuenta si se pertenece a la población de riesgo. El núcleo poblacional más sensible a los efectos contaminantes geoambientales son los niños, enfermos y mujeres embarazadas.

Otros tipos de contaminación que puedes leer en esta web:

La contaminación electromagnética explicada en este vídeo

Fuentes y Referencias

DMCA.com Protection Status

Contaminación electromagnética: Causas, efectos, cómo evitarla y más
4.2 (83.33%) 6 votes