Saltar al contenido
Contaminación

Contaminación visual o el peligro de la publicidad masiva

Contaminación visual

La contaminación visual está referida a todo aquello que perturba o afecta la visualización de una zona determinada o rompe la estética del paisaje. Desafortunadamente, se trata de un problema que crece por días y no solo en los grandes núcleos urbanos, sino también en las zonas rurales.

Nuestro cerebro cuenta  con una concreta capacidad de absorción de datos que a menudo se ve superada por la impresionante cantidad de elementos artificiales en el paisaje, que además  están sometidos a un cambio constante.

Esa excesiva información que nos llega en luces, colores y formas, hace que no la podamos procesar adecuadamente y terminemos por dejar una parte de lado, almacenada en la memoria, aunque no seamos conscientes de ello. Como resultado, se ve afectada desde la salud de los ojos hasta la del propio cerebro, al tiempo que nos produce estrés y altera la tensión.

Qué es la contaminación visual: definición y ejemplos

Tal y como hemos mencionado ya, este tipo de contaminación es la que produce un impacto visual grave, que perturba y hasta llega a afectar considerablemente a la visualización del entorno o paisaje y, por ende, al estado de nuestro cerebro así como al del resto de animales que se encuentren en la zona afectada, toda vez que convierte a este órgano en receptor de demasiada información a cada momento.

Algunos de los ejemplos de la contaminación óptica son:

  • La masificación de carteles publicitarios en las grandes ciudades, como Londres o Tokyo, o el uso excesivo de la publicidad televisiva, que constituyen ejemplos de contaminación publicitaria
  • La basura que se aglomera en los espacios públicos
  • Las construcciones o distorsiones en los ambientes naturales que dan al traste con la fauna de ese espacio
  • Las redes de cableado eléctrico que se colocan en los cables de manera desordenada
  • Los grafitis urbanos
  • Las antenas parabólicas
  • Las tuberías en mal estado y el cableado externo de los edificios
  • El exceso de señales de tráfico
  • Los molinos eólicos que generan energía limpia pero al mismo tiempo ensucian, en cierto modo, el escenario natural

Contaminación visual

Cuáles son las causas de este tipo de contaminación

Las principales causas de contaminación por impacto visual grave se pueden reducir únicamente a una: el excesivo uso de elementos artificiales en el entorno por parte de los seres humanos.

Consecuencias o efectos de la contaminación visual

Entre las principales consecuencias o efectos que produce la contaminación que nos ocupa se encuentran:

Contaminación de percepción. Si partimos de las vallas publicitarias, la contaminación por impacto visual grave es muy evidente debido al gran número de ellas que se encuentran distribuidas por todas las ciudades.

También se describe esta contaminación cuando las muchas publicidades no se describen únicamente en la ciudad, sino en una zona específica que causa más distracciones si cabe en peatones o conductores.

Desorden a nivel arquitectónico. Las publicidades que se instalan en el centro y alrededores de cualquier ciudad interrumpen tanto la tranquilidad de las vías como las edificaciones de las zonas grandes.

Tal hecho genera un desorden arquitectónico en fachadas, terrazas, techos y azoteas que delimita una mala distribución del orden y organización de cada ciudad.

Descenso del turismo. Es evidente que a los turistas no les agrada ir apreciando a cada paso edificios con publicidades que les restan su valor arquitectónico. De ese modo, terminan llevándose una mala imagen del lugar, que se traduce en una considerable disminución del turismo.

Efectos en la salud de las personas. Las consecuencias que esta contaminación deja en la salud de las personas son notorias. No en vano, el sistema nervioso central es el primero en verse afectado dado el estrés visual que tiene su reflejo directo en la retina por la gran cantidad de datos percibidos.

Otros problemas de salud que se presentan son la ansiedad y los dolores de cabeza, junto con los problemas oculares y el estrés psicológico que termina incidiendo negativamente en la salud física conllevando lesiones, a lo que hay que unir alteraciones de memoria y de tensión.

Riesgo para los peatones y conductores de vehículos. Las publicidades que se hallan en todos los rincones de las calles no solo van dejando un reguero de información sino que también constituyen una distracción para los conductores, sobre todo en el caso de las vallas rotativas. Estos son puntos de distracción que generan tráfico, que a su vez se asocia a mayor número de accidentes y problemas en las calles.

Alteraciones de fachadas. La inmensa cantidad de avisos comerciales que paulatinamente se van adueñando de las calles de nuestras ciudades, están prácticamente ocultando en muchas ocasiones las fachadas que los sostienen y generando un desorden visual extensivo.

Causas de la contaminación visual

Soluciones viables para la contaminación por publicidad

Entre las soluciones para atajar un tipo de contaminación que resulta más problemático cada día destacan:

El tratamiento del desorden y abuso. Este paso resulta fundamental pues de ahí parte la raíz del problema. La idea sería aminorar el desorden de los anuncios, controlando su cantidad.

La ubicación de elementos visuales. La idóneo sería priorizar aquellos elementos visuales verdaderamente importantes, o lo que es lo mismo, los que fortalezcan las señalizaciones y propicien la fluidez del tráfico.

La prohibición de afectar las fachadas. Se ha de considerar que las pocas vallas que se puedan instalar en las ciudades no afecten las fachadas ni terrazas de los edificios cercanos.

Así, se ajustarán los tipos de anuncios a las calles, creando una óptima adaptación que no altere el contexto urbano sino que lo organice dentro de los parámetros en orden a no afectar la arquitectura del conjunto de la ciudad.

El control de los colores. Regular el número de colores en las vallas publicitarias es básico para acabar con este tipo de contaminación. Dichos procesos han de incluir el color rojo para el peligro y las señales de prohibición, el azul para los señalamientos que indiquen algún servicio y el amarillo para las medidas de prevención.

La eliminación de los gráficos no útiles. Los elementos gráficos representativos de información no útil, en consonancia con las medidas de prevención, así como todos los anuncios que contengan más colores  de los precisos deberían ser eliminados de nuestro entorno urbano.

Descubre más clases de polución en este listado:

Vídeo sobre las consecuencias y posibles soluciones a la contaminación visual

Fuentes y Referencias

DMCA.com Protection Status

Contaminación visual o el peligro de la publicidad masiva
4.2 (83.33%) 6 votes